Invisalign First

¿Ortodoncia invisible en niños?

Los últimos tratamientos en ortodoncia invisible para niños han supuesto una auténtica revolución en comparación con los tradicionales Brackets, porque aúna las fases de ortopedia (corrección de problemas óseos) y de ortodoncia infantil (alineación dental) que hasta ahora se realizaba con diferentes sistemas, tiempos y aparatos.
Al igual que el resto de tratamientos de ortodoncia invisible, se usan unos alineadores transparentes de plástico que se adaptan a las arcadas, tanto superior como inferior. Están diseñados específicamente para niños entre 6 y 10 años, es decir, durante la fase interceptiva, en la que las estructuras óseas están en desarrollo. Durante el tratamiento ayudaremos al desarrollo de los huesos maxilares para disponer de espacio adecuado para los dientes permanentes, corrigiendo diversos problemas de malposición y maloclusión.

¿Cómo comienza el tratamiento?
Lo primero que realizaremos será un escaneado intraoral en 3D en el que visualizaremos el estado actual de los dientes así como una simulación del resultado final. Enviaremos ese escaneado a fábrica y dispondremos de las primeras férulas en aproximadamente 15 días.
Cada juego de férulas debe cambiarse a los 7 días, y de forma continua realizaremos revisiones en clínica para comprobar el avance del posicionamiento y corrección de los dientes.

¿Qué pasa si mi hijo/a pierde alguna férula?
Este supuesto está contemplado dentro del tratamiento. En el caso de que hubiera roturas o pérdida de alguna férula, éstas podrán ser repuestas sin ningún coste adicional.

¿Es doloroso o incómodo?
No es nada molesto. Las férulas no causan ningún dolor, a diferencia de los Brackets tradicionales, que en ocasiones producen roces en la cara interna de la mejilla, molestias o pinchazos.

¿Cuánto tiempo dura el tratamiento?
Los resultados serán visibles desde los 6 meses hasta los 18 meses. Pero ten cuenta que los dientes comienzan a corregirse desde el primer momento. 

¿Se puede comer y beber con las férulas puestas?
Una de las muchas ventajas de la ortodoncia invisible es que los alineadores son de quita y pon, así que los niños deberán quitárselos al ingerir cualquier alimento o bebida que no sea agua. Sin embargo, otra de las ventajas de la ortodoncia invisible frente al tradicional tratamiento de brackets, es que podrán comer chicle, yogur, caramelos, helados y frutos secos o morder tranquilamente un bocadillo o una manzana, pero con la precaución de quitarse las férulas y volver a colocárselas al finalizar.

Como habrás podido comprobar, las ventajas de los alineadores son enormes, puedes pedir una cita para primera visita y valoración gratuita aquí.