¿Es necesario reponer una pieza dental perdida?

Perdida de piezas dentales

Gran cantidad de población convive con la pérdida de alguna pieza dental sin ser consciente de los riesgos que supone.

En primer lugar, debéis saber que la salud bucodental no debe dejarse en un segundo plano, puesto que puede llegar a afectar a la salud en general y problemas como la periodontitis pueden derivar en enfermedades cardiacas, digestivas, diabetes e incluso cáncer.

Las consecuencias de la pérdida de un diente no son sólo estéticas. En el momento de la pérdida comienza un proceso de atrofia en la zona y problemas en la masticación, que afectan directamente al hueso alveolar, que es el que se encuentra debajo de las piezas.
Comenzamos a perder espacio en la zona y los dientes de alrededor empiezan a tener movimientos que provocan torsión, generando un efecto dominó que acabará con la pérdida de los dientes contiguos.
Además, cuando perdemos piezas en un lado de la boca, tendemos a masticar más del lado contrario, lo que repercute en un desgaste excesivo de la zona sana, acortando la vida de esos dientes.

Con el paso del tiempo también se producirá un aspecto envejecido de nuestro rostro.

Gran cantidad de estudios clínicos demuestran que si no reponemos la pérdida de una pieza dental, trae como consecuencia que perdamos el resto de piezas antes y mucho más rápido.

Entre las soluciones que podemos ofrecer, se encuentran la colocación de implantes dentales, prótesis fijas o removibles.

– Implantes dentales. Es el tratamiento más recomendado en caso de pérdida dental. Se trata de piezas cilíndricas que sustituyen la raíz del diente perdido. Primero se colocan en el hueso y posteriormente se fijan los dientes artificiales. Actualmente es un tratamiento seguro, duradero y cada vez más asequible económicamente.
– Prótesis dentales. Se trata de aparatos removibles que sustituyen todos los dientes, ya sea en la arcada superior o inferior. Estas prótesis se aplican en pacientes que han perdido diversas piezas dentales.
– Puente fijo. Se apoya sobre los dientes sanos que el paciente conserva en la boca. Para conseguir el resultado perfecto, es decir, dar ciertos matices de color o forma al puente dental, es posible que debas realizar una o más visitas a la clínica.